Los Dogmas Marianos

En el Monasterio haciendo memoria se han vivido los grandes acontecimientos de la Iglesia: Proclamación de los dogmas de la Concepción Inmaculada de María y de la Asunción, Años Marianos, Congresos Eucarísticos, Concilios, destacando el Vaticano II, Años Santos, Jubileos, comienzos de siglos y, sobre todo, el año 2000, así como el Año del Rosario. Se han vivido especialmente los distintos acontecimientos Diocesanos como han sido los Sínodos, Misiones y otros.

     En el 2001, congratulándonos con toda la Orden se celebró con gozo el XXV Aniversario de la Canonización de  nuestra Santa Madre Beatriz.

     Todos los acontecimientos han ido dejando una huella imborrable, las hermanas unidas en torno a la Madre se han sentido Iglesia viva en Beatriz y en María. Las efemérides vividas han pasado a la historia dejando unos profundos deseos de vivir con radicalidad el carisma y santidad legado por la Madre, viviendo el hoy de nuestra historia-vocación, proclamando con María las maravillas realizadas por Dios a lo largo de los siglos. Las que nos precedieron vivieron otros acontecimientos en fe, esperanza y amor. Ellas sembraron, otras recogimos.

     En 1984, víspera de la Inmaculada, la Comunidad pudo ver colocada la imagen de la Inmaculada en el patio de los aljibes, donde Ella sigue mirándonos con amor de Madre.

     En el año de la proclamación de la Nueva Evangelización 1992, se vivió un acontecimiento muy significativo, se había solicitado hacía años y por fin se vio hecho realidad, la traslación del cofre desde el convento de clarisas de Tordesillas (Valladolid), donde según la tradición estuvo encerrada Santa Beatriz en el palacio de Tordesillas, donde se le apareció la Virgen con el Niño y le mandó fundar la Orden.          

     Con la colaboración del Ayuntamiento de Toledo, en este mismo año de 1992, se colocó una estatua dedicada a Santa Beatriz de Silva, en la Plaza de la Concepción, junto al Monasterio. Con este fin varios escultores hicieron su boceto. Después, finalizado el concurso, algunos escultores como proyecto no fue elegido  lo donaron al Monasterio.

     En la Capilla Sepulcro, en el lateral derecho, con motivo del XXV aniversario de la Canonización, la Comunidad quiso colocar una lápida como recuerdo y gratitud al P. Enrique Gutiérrez OFM,  que fue el Vicepostulador de la Causa de Canonización de Santa Beatriz, en ella trabajó incansablemente desde  1950 hasta su Canonización en 1976. Desde esta fecha hasta su fallecimiento en 1993 no dejó de trabajar a favor de la Santa y de su Orden. Fue su vida un servicio de amor fraterno a las hermanas de la Casa Madre y de la Orden. Su trabajo fue constante, estudiando y recopilando documentos, escribiendo libros, dando conferencias en Congresos Mariológicos etc. Sus escritos han dado un nuevo vigor a la Orden.

 

Inmaculada, en el actual Refectorio